Si eres de los que ve las cosas muy negras cuando te hablan de colores, quizás este artículo te interese. Porque, ¿qué es el color? Pues una ilusión, una impresión de algo que, en realidad, no existe. Ni siquiera en Sevilla, por muy especial que sea. Podríamos decir que es una evolución de nuestras mentes, que ha derivado en que nuestro cerebro pueda interpretar según ‘lea’ la reacción de la luz sobre los objetos. Y os diré más, no existe para ningún ser vivo del planeta. El color es, básicamente, una percepción.

Y esta percepción, en el mundo del diseño gráfico, queda sujeta a una serie de reglas o modelos de color, unos patrones abstractos y matemáticos que podemos utilizar para describir esa reacción que se produce en nuestros cerebros a la hora de representar dichos colores.

Modelos de color: las diferentes formas de ver las cosas

Por lo general, en el mundo del diseño, entendemos por modo de color la manera en que un programa de retoque pintará los pixels de los que está compuesta una determinada imagen. Por ejemplo, en Photoshop, podremos ver qué modelo estamos utilizando si nos dirigimos a la opción Imagen > Modo, que nos mostrará el color y la profundidad de bits, lo que determina en número máximo de colores a representar en cada pixel.

Y es que, si echamos la vista atrás y recordamos nuestras clases de Educación plástica, quizás nos vengan a la cabeza cuando mezclábamos nuestras témperas azul y amarilla para obtener una verde. Porque si no tenías un determinado color, te las apañabas…De modo que podíamos representar una tonalidad mezclando los colores primarios o básicos, los cuales configuraban los llamados canales que componen una fotografía.

CMYK_RGB

Fuente: PrintGiant

Y de ahí vienen los dos modelos más comunes de los que queremos hablaros hoy: el CMYK, colores pigmento, formado por el cian, el magenta, el amarillo y el negro (Cyan, Magenta, Yellow, Black) y el RGB, colores luz, formado por el rojo, el verde y el azul (Red, Green, Blue).

Profundizando un poco más en este mundo tonal, podemos decir que el primer modelo, el CMYK, es un modelo de color sustractivo. Y no quiere decir que incumpla el mandamiento de “no robarás”, sino que se basa en la resta de colores. Así, la mezcla de cian, magenta y amarillo sobre un fondo blanco producirá el color negro, ya que este modelo se basa en la absorción de la luz. Sin embargo, no se trataría de un negro puro, sino más bien cafetero. Por ello, este modo se complementa con la tinta negra. De esta forma, el color que presenta un objeto corresponde a la parte de la luz que incide sobre éste y que no es absorbida por el objeto. ¡Flipa en colores! Y, ¿qué más? Pues podríamos añadir que es el modo utilizado en la impresión, ya que se basa en el uso de tintas.

Por otro lado, el modelo RGB es aditivo, es decir, se basa en la suma, ya que está formado por los tres colores primarios (rojo, verde y azul), cuyas mezclas nos permitirán crear el espectro completo. Por ello, utiliza la luz como modelo aditivo, logrando el color blanco mediante la combinación de estos tres colores primarios, y el negro mediante la ausencia de dichos colores. Este modo es el empleado por aquellos dispositivos que componen los colores basándose en la adición o suma de luces emitidas por los distintos elementos que generan el color. Vamos, lo que vienen siendo los monitores, proyectores, escáneres y/o cámaras.

Aquí os dejamos esta fantástica infografía explicativa sobre la teoría del color.

Teoria_del_color

Fuente: MD Herramientas Educativas

¿Y cuál utilizo…?

Por lo tanto, si sabemos que los diseños en los que vayamos a trabajar sólo se van a mostrar en pantalla, lo correcto sería utilizar la composición RGB, ya que así obtendremos colores más vivos, aumentando su impacto visual. Por el contrario, si estos trabajos gráficos van a ser impresos, lo suyo es hacerlo en el modelo CMYK, por lo menos en un principio.

Aunque parece fácil, debemos tener en cuenta varias cosas. En primer lugar, es importante saber que, si se trabaja con el modelo CMYK, la imagen pesará más. Pero, ¿por qué? Pues porque estaremos trabajando con 4 canales en lugar de 3. El truco que os proponemos si vais a preparar un diseño para su impresión, es trabajar en RGB y, posteriormente, utilizar el modo CMYK para cerciorarnos de que la tonalidad elegida y esperada es la que va a salirnos de la impresora. Porque lo cierto es que existen colores que podemos representar en RGB que serán difíciles de conseguir en CMYK.

Por otro lado, debemos saber que NUNCA vamos a ver los colores exactamente iguales en una pantalla que impresos, ya que, para imprimir un color, se tienen que mezclar otros colores, cuyo porcentaje puede variar en cada impresión. Además, pueden influir otros factores, como el tipo de papel.

Por último, cabe destacar que los colores RGB dependen del dispositivo, porque estos valores pueden ser traducidos por en un monitor de manera diferente, si lo comparamos con otro. Este hecho se debe a que los elementos del color (tintes, fósforos, etc.) y su respuesta a los valores R, G y B varían según el fabricante. Seguro que lo habéis podido comprobar si habéis visto que, en un monitor, los colores pueden verse distintos con el paso del tiempo.

Y su tu objetivo es llamar la atención y darle un valor añadido a tu marca, aquí te dejamos una infografía en la cual podrás descubrir qué color es el apropiado en función de lo que quieras transmitir de tu producto.

Colores_marca-Marketing

Fuente: Sograft

En todo caso, tú eliges…pero no queremos acabar sin mencionar, al menos, otros modos de color. Así, en nuestra pasarela tonal, podemos encontrar modelos como el Independiente o Lab, que consta de tres canales: Luminosidad, A y B, siendo el que más se acerca a la manera en que el ojo humano percibe los colores. O la escala de grises, con un único canal que otorga a cada píxel un valor de gris que va desde el negro al blanco. O el mapa de bits, que también cuenta con un solo canal y cuyos píxels pueden tomar dos valores únicamente: negro o blanco. Y otros, como el Duotono, el color indexado y el multicanal. Para gustos, colores…

By supermoon Date 14 octubre, 2015 Tags Category Branding No hay comentarios

No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *